POEMAS DE VICTOR HUGO – FRANCES

POETA, DRAMATURGO Y NOVELISTA.

Los poemas de Victor Hugo son fabulosos, mi favorito: EL HOMBRE Y LA MUJER. Contribuyó notablemente a la renovación lírica de su época. Se le considera como uno de los escritores más notables de Francia, no sólo por su poesía, sino por una gran variedad de géneros y ámbitos. Fue poeta lírico, épico. Fue admirado y sigue siendo admirado hasta la época.
_______

Victor Marie Hugo nació el 26 de Febrero de 1802 en Besanzón y partió el 22 de mayo de 1885. Sus padres fueron Joseph Léopold Sigisbert Hugo y su madre Sophie Trébuchet. Tuvo dos hermanos Eugene Hugo y Abel Hugo, ambos escritores.
Si quiere saber más sobre él hágalo aquí: Victo Marie Hugo.

Te podría interesar:
POEMAS DE MOOR DE 5 POETAS ESPAÑOLES.
POEMAS DE AMOR DE 5 POETAS LATINOAMERICANOS.
MITOS DE AMOR.

POEMAS DE VICTOR HUGO: MI FAVORITO.

EL HOMBRE Y LA MUJER.Victor Hugo- Poeta frances

El hombre es: la más elevada de las criaturas.


La mujer es: el más sublime de los ideales.



El hombre es: el águila que vuela.


La mujer es: el ruiseñor que canta.



Volar es: dominar el espacio.


Cantar es: conquistar el alma.



El hombre es: el cerebro.


La mujer es: el corazón.



El cerebro ilumina.


El corazón produce amor.



La luz fecunda.


El amor resucita.



El hombre es el genio.


La mujer es el ángel.



El genio es inmensurable.


El ángel es indefinible.



Las aspiración del hombre es la suprema gloria.


La aspiración de la mujer es la virtud eterna.



La gloria engrandece.
La virtud diviniza.



El hombre tiene la supremacía.


La mujer, la preferencia.



La supremacía significa fuerza.


La preferencia representa el derecho.



El hombre es fuerte por la razón.


La mujer es invencible por las lágrimas.



La razón convence.


Las lágrimas conmueven.



El hombre es capaz de todos los heroísmos.


La mujer es capaz de todos los sacrificios.



El heroísmo ennoblece.


El sacrificio sublimiza.



El hombre tiene un farol: la conciencia.


La mujer tiene una estrella: la esperanza.



La conciencia guía.
La esperanza salva.



El hombre es un océano.
La mujer es un lago.



El océano tiene la perla que lo adorna.


El lago tiene la poesía que lo deslumbra.



En fin:


El hombre está colocado en donde termina la tierra;


y la mujer en donde comienza el cielo.

POEMAS DE VICTOR HUGO: AMOR I.

A UNA MUJER.

¡Niña!, si yo fuera rey daría mi reino,


mi trono, mi cetro y mi pueblo arrodillado,


mi corona de oro, mis piscinas de pórfido,


y mis flotas, para las que no bastaría el mar,


por una mirada tuya.



 

Si yo fuera Dios, la tierra y las olas,


los ángeles, los demonios sujetos a mi ley.


Y el profundo caos de profunda entraña,


la eternidad, el espacio, los cielos, los mundos


¡daría por un beso tuyo!

CUANDO POR FIN SE ENCUENTRAN DOS ALMAS.

Cuando por fin se encuentran dos almas, 


Que durante tanto tiempo se han buscado una a otra entre el gentío, 


Cuando advierten que son parejas,


Que se comprenden y corresponden, 


En una palabra, que son semejantes, 


surge entonces para siempre una unión vehemente y pura como ellas mismas,


una unión que comienza en la tierra y perdura en el cielo.


Esa unión es amor,


amor auténtico, como en verdad muy pocos hombres pueden concebir,


amor que es una religión,


Que deifica al ser amado cuya vida emana


Del fervor y de la pasión y para el que los sacrificios


Más grandes son los gozos más dulces.

MAÑANA, AL ALBA.


Mañana, al alba, al tiempo que en los campos aclara,


partiré. Ya lo ves, yo sé que tú me esperas.


Caminaré los bosques, las montañas severas.


Ya no resisto el tiempo que de ti me separa.



 

Andaré, pensativo, puesta en ti la mirada,


sin oír lo que llama, sin ver lo que fulgura,


solo, oscuro, encorvado, con las manos cruzadas,


triste, y para mí el día será la noche oscura.



 

No miraré ni el oro que la tarde derrumba


ni las velas que al puerto van con lejano amor.


Y cuando haya llegado pondré sobre tu tumba


ramos verdes de acebo y de brezos en flor.

POEMAS DE VICTOR HUGO: AMOR II.

LA MUJER CAÍDA.


¡Nunca insultéis a la mujer caída!


Nadie sabe qué peso la agobió,


ni cuántas luchas soportó en la vida,


¡hasta que al fin cayó!


¿Quién no ha visto mujeres sin aliento


asirse con afán a la virtud,


y resistir del vicio el duro viento


con serena actitud?


Gota de agua pendiente de una rama


que el viento agita y hace estremecer;


¡perla que el cáliz de la flor derrama,


y que es lodo al caer!


Pero aún puede la gota peregrina


su perdida pureza recobrar,


y resurgir del polvo, cristalina,


y ante la luz brillar.


Dejad amar a la mujer caída,


dejad al polvo su vital calor,


porque todo recobra nueva vida


con la luz y el amor.

LA BELLEZA Y LA MUERTE.

La belleza y la muerte son dos cosas profundas,


con tal parte de sombra y de azul que diríanse 


dos hermanas terribles a la par que fecundas,


con el mismo secreto, con idéntico enigma.



 

Oh, mujeres, oh voces, oh miradas, cabellos,


trenzas rubias, brillad, yo me muero, tened 


luz, amor, sed las perlas que el mar mezcla a sus aguas, 


aves hechas de luz en los bosques sombríos.

 



Más cercanos, Judith, están nuestros destinos


de lo que se supone al ver nuestros dos rostros; 


el abismo divino aparece en tus ojos,



 

y yo siento la sima estrellada en el alma;


mas del cielo los dos sé que estamos muy cerca, 


tú porque eres hermosa, yo porque soy muy viejo.

AYER, AL ANOCHECER.

Las sombras descendían, los pájaros callaban,


la luna desplegaba su nacarado olán.


La noche era de oro, los astros nos miraban


y el viento nos traía la esencia del galán.



 

El cielo azul tenía cambiantes de topacio,


la tierra oscura cabello de bálsamo sutil;


tus ojos más destellos que todo aquel espacio,


tu juventud más ámbar que todo aquel abril.



 

Aquella era la hora solemne en que me inspiro,


en que del alma brota el cántico nupcial,


el cántico inefable del beso y del suspiro,


el cántico más dulce, del idilio triunfal.

 



De súbito atraído quizá por una estrella,


volviste al éter puro tu rostro soñador…


Y dije a los luceros: “¡verted el cielo en ella!

“
y dije a tus pupilas: “¡verted en mí el amor!”

POEMAS DE VICTOR HUGO: AMOR III.

EL TRIUNFO.

Estaba despeinada y con los pies desnudos


al borde del estanque y en medio del juncal…


Creí ver una ninfa, y con acento dulce:


“¿quieres venir al bosque?”, le pregunté al pasar.



 

Lanzóme la mirada suprema que fulgura


en la beldad vencida que cede a la pasión;


y yo le dije: “Vamos; es la época en que se ama:


¿quieres seguirme al fondo del naranjal en flor?”

 

“
Secó las plantas húmedas en el mullido césped,


fijó en mí las pupilas por la segunda vez,


y luego la traviesa quedóse pensativa…


¡Qué canto el de las aves en el momento aquel!

 



¡Con qué ternura la onda besaba la ribera!


De súbito la joven se dirigió hacia mí,


ríendo con malicia por entre los cabellos


flotantes y esparcidos sobre la faz gentil.

 

 

Add a Comment

error: Content is protected !!