PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA – POEMAS ESPAÑOL

POETA, Y DRAMATURGO.

Pedro Calderón de la Barca fue un privilegiado poeta y dramaturgo español. Escribió dramas, comedias y teatro. En su lenguaje utiliza bellamente las metáforas, las antítesis e hipérboles. Le agradaba usar la retórica y el cultismo.

Calderón de la barca nació en Madrid, el 17 de Enero del año 1600 y partió el 25 de Mayo de 1981. Su padre, Diego Calderón, de origen Montañez era hidalgo.

Si gusta saber más de su vida, por favor hágalo aquí: CALDERÓN DE LA BARCA.

POEMAS DE CALDERÓN DE LA BARCA

¿QUIÉN ERES, ¡OH MUJER!, QUE AUNQUE RENDIDA…

¿Quién eres, ¡oh mujer!, que aunque rendida

al parecer, al parecer postrada,

no estás sino en los cielos ensalzada,

no estás sino en la tierra preferida?


Pero, ¿qué mucho, si del Sol vestida,

qué mucho, si de estrellas coronada,

vienes de tantas luces ilustrada,

vienes de tantos rayos guarnecida?


Cielo y tierra parece que, a primores,

se compitieron con igual desvelo,

mezcladas sus estrellas y sus flores;


para que en Ti tuviesen cielo y tierra,

con no sé qué lejanos resplandores

de flor del Sol plantada en el Carmelo.

CALDERÓN DE LA BARCA
CALDERÓN DE LA BARCA

A LAS FLORES

Estas que fueron pompa y alegría

despertando al albor de la mañana,

a la tarde serán lástima vana

durmiendo en brazos de la noche fría.


Este matiz que al cielo desafía,

Iris listado de oro, nieve y grana,

será escarmiento de la vida humana:

¡tanto se emprende en término de un día!


A florecer las rosas madrugaron,

y para envejecerse florecieron:

cuna y sepulcro en un botón hallaron.


Tales los hombres sus fortunas vieron:

en un día nacieron y espiraron;

que pasados los siglos, horas fueron.

SUEÑA EL REY QUE ES REY

Sueña el rey que es rey, y vive

con este engaño mandando,

disponiendo y gobernando;

y este aplauso, que recibe

prestado, en el viento escribe,

y en cenizas le convierte

la muerte, ¡desdicha fuerte!

¿Que hay quien intente reinar,

viendo que ha de despertar

en el sueño de la muerte?


Sueña el rico en su riqueza,

que más cuidados le ofrece;

sueña el pobre que padece

su miseria y su pobreza;

sueña el que a medrar empieza,

sueña el que afana y pretende,

sueña el que agravia y ofende,

y en el mundo, en conclusión,

todos sueñan lo que son,

aunque ninguno lo entiende.


Yo sueño que estoy aquí

destas prisiones cargado,

y soñé que en otro estado

más lisonjero me vi.

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño:

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.

CUENTAN DE UN SABIO QUE UN DÍA

Cuentan de un sabio que un día

tan pobre y mísero estaba,

que sólo se sustentaba

de unas hierbas que cogía.

¿Habrá otro, entre sí decía,

más pobre y triste que yo?;

y cuando el rostro volvió

halló la respuesta, viendo

que otro sabio iba cogiendo

las hierbas que él arrojó.


Quejoso de mi fortuna

yo en este mundo vivía,

y cuando entre mí decía:

¿habrá otra persona alguna

de suerte más importuna?

Piadoso me has respondido.

Pues, volviendo a mi sentido,

hallo que las penas mías,

para hacerlas tú alegrías,

las hubieras recogido.

LA NOCHE

Esos rasgos de luz, esas centellas
que cobran con amagos superiores
alimentos del sol en resplandores
aquello viven que se duele de ellas.

Flores nocturnas son: aunque tan bellas,
efímeras padecen sus ardores,
pues si un día es el siglo de las flores,
una noche es la edad de las estrellas.

De esa, pues, primavera fugitiva,
ya nuestro mal, ya nuestro bien se infiere;
registro es nuestro, o muera el sol o viva.

¿Qué duración habrá que el hombre espere,
o qué mudanza habrá que no reciba
de astro que cada noche nace y muere?

Si gusta leer más poesías hágalo aquí: ĪNDICE DE POETAS.
Si prefiere mitos hágalo aquí: ÍNDICE DE MITOS.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!