OSWALDO ESCOBAR VELADO – POEMAS SALVADOREÑO.

POETA, PERIODISTA Y ABOGADO SALVADOREÑO.

Los poemas de Oswaldo Escobar Velado expresan los problemas de su patria y las ideas que él tenía sobre la justicia social. Fue exiliado a Costa Rica y Guatemala (1944, 1945) por hablar contra el totalitarismo que imperaba en aquella época.
_______

Nació en Santa Ana, El Salvador, el 11 de septiembre de 1919 y partió en San Salvador el 15 de julio de 1961. Su padre fue Don Simón Escobar Vides y su madre Doña María Velado de Escobar.

Si quiere saber más sobre él lo puede hacer aquí.

LOS POEMAS DE OSWALDO ESCOBAR VELADO.

DOLOR TREMENDO.

Pienso en los niños pobres de mi tierra…
En Colorado Springs no hay gente mala.
Cómo quieren al perro y a su perra,
¡son los mejores muebles de la sala!

Aquí perros con suéter y bufandas,
con la alegria azul sobre los ojos.
Allá en mi tierra bajo jacarandas
niños pores sacándose los piojos…

Aquí toman los perros el desayuno
con leche, tostaditas, granizado.
¡Desconocen la pena del ayuno!

Qué tremendo, tremendo este dolor:
¡Vive mejor un perro en Colorado
que un niño pobre allá en El Salvador!

FLOR DE IZOTE.

Blanco se vuelve el aire que te mece
En torno de tu cielo y tu ternura.
Para cuidar tu mundo de blancura
Un ángel blanco como tú amanece.

Espiga de la flor, flexible espiga.
Cómo musical el viento en que te aromas

Cada flor de tu flor, en las mañanas,
Es una campanilla en que desgranas
El silvestre rumor de las barrancas.

De los verdes puñales del izote
Surge tu blanco y delicado brote
¡Flor que se forma con sus flores blancas!
Del Libro: Tierra azul donde el venado cruza

JUSTICIA.

El salario en la fábrica está bajo     
No alcanza la moneda.                   
Ya no hay nadie que pueda               
Vivir con lo que gana en el trabajo.   
                                       
Los trust y cartels lo reparten todo:   
Para los accionistas, el dinero         
Como río abundante, ¿y el obrero?       
Le dan sus cents, por cierto de mal modo.
                                       
Es ésta la justicia del presente:       
Una balanza que en siglo veinte         
Dejó de ser precisa.                   
                                       
Se puede concretar de esta manera:     
Por llenarle a un míster la cartera,   
Se le deja al obrero sin camisa. 

MÁS POEMAS DE OSWALDO ESCOBAR VELADO.

SONETO A PABLO NERUDA.

Atacante, atacado, no vencido.             
Bernardo de O’Higgns con sus sueños grandes
Te cubre para siempre. Estás ungido       
En la nieve perpetua de Los Andes.         
                                           
Va tu oceánica espada reluciente           
Con un poco de luna salitrosa             
Llenando con su luz al Continente,         
Contenido en tu sangre generosa.           
                                           
Empujada por diástole suprema             
En un impulso limpio de pecado             
Tu palabra de amor, todo lo quema.         
                                           
Delirante, Neruda, llegó el día           
En que estás por los hombres ubicado       
Más allá de tu angustia y tu poesía.   

BARCAS SUBMARINAS.

El mar y el cielo azul… duerme la arena
Su placidez de brazos siempre abiertos;
Mientras la tarde en lacitud morena
Se tiende en el cansancio de los puertos.

El tiempo en su liturgia se nos llena
De locuras y besos inexpertos,
Se nos entrega como el alma plena
Como el nirvana de los budas muertos

Estamos los dos solos… tus pestañas
Son una sombra larga de montañas
Sobre un fondo de lámparas lunares.

Sobre tu cuerpo azul de aguas cetrinas
Van mis caricias —barcas submarinas;
A naufragar en medio de tus mares…

Si gusta leer más poesías hágalo aquí: ÍNDICE DE POETAS.
Si prefiere mitos hágalo aquí: ÍNDICE DE MITOS.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!