LAS TRES MOIRAS: EL DESTINO – MITO GRIEGO.

INTRODUCCIÓN.

El mito griego de las tres Moiras resulta interesante y su significado es de vital importancia para nuestras vidas. Suele pintarse al destino, en las mitologías antiguas, como algo que difícilmente puede cambiarse. ¿Es el destino incambiable? ¿Qué crees? Estudiemos ahora…
_______

El destino es representado en la India y en el Budismo como La ley del Karma. Sin embargo, en algunas culturas fue representado no por una mujer, por tres. Los griegos le llamaron las Moiras, los nórdicos las Normas, en al mitología báltica eran las Laimas y entre los romanos eran las Parcas o Fatae. Ellas juntas personificaba al destino.

Las tres Moiras - mito griego- destino
Las tres Moiras.

La palabra griega Moira significa, en griego, destino o porción. Ellas se encargaban de dar a cada mortal la porción que le tocaba vivir. Controlaba un hilo metafórico de la vida desde el nacimiento de los mortales, hasta la muerte e incluso después.

Te podría interesar:
El mito celta de Balar.
Mitos egipcios.
Mitos aztecas, mayas e incas.

¿QUIENES ERAN LAS TRES MOIRAS?

A veces se habla de una sola, a veces de dos (la que controlaba el nacimiento y la que controlaba la muerte) pero generalmente se habla de tres:

1> Cloto (“La hilaniera”) quien usaba un hilo (representación de la vida) para tejer el destino con una rueca y un huso. Se le solía llamar en el noveno mes de gestación para que acudiera al nacimiento de alguien. Entre los romanos su nombre era Nona.

2> Láquesis (“La que echa a suertes”) quien poseía una vara con la que media la longitud del hilo que correspondía a una persona en particular, esa longitud representaba los años que esa persona viviría. Entre los romanos su nombre era Décima.

3> Átropos (“La inevitable”, literalmente quiere decir “La que no gira”) la encargada de cortar el hilo y decidir la muerte que merecía el individuo. Tenía unas tijeras horribles para hacer su trabajo. Entre los romanos se le llamaba Morta (“Muerte”) y en forma singular “La Parca”.

Las tres Moiras visitaban al recién nacido durante los primeros tres días para fijar el destino de aquella criatura. Usaban hilos de algodón para las personas que no tendrían mucha suerte en la vida. Los hilos de ceda u oro era para aquellos que tendrían abundancia.

Debemos aclarar que, a pesar de ser ellas las que decidían el destino de los mortales y su muerte, ellas no eran diosas de la muerte. Tal papel lo tenía Tánatos (La muerte no violenta) y las Keres. (Hermanas sedientas de sangre encargadas de la muerte violenta).

ZEUS Y LAS TRES MOIRAS.

Se dice que ellas tenían incluso poder sobre el destino de los dioses, quienes las respetaban y temían. El mismo Zeus les profesaba honores y respeto. Hasta que punto ellas influían en los dioses no se sabe, la pregunta es que tanto podían influir sobre las decisiones de Zeus o viceversa.

Es generalmente aceptado que Zeus, siendo el padre de los dioses o su monarca, tenía autoridad sobre las tres Morias, sin embargo, se dice que él respetaba los designios fijados por ellas.

Vale la pena recordar que Zeus Moiragetes era uno de los epítetos de aquel monarca, su significado es “Zeus Dador de Destino”. Lo cual indica el poder que tal dios tenía sobre los humanos.

Esquilo, Heródoto o Platón veían en Zeus el administrador del destino de los mortales y, para ellos, Zeus era el rey del orden cósmico. Tanto Zeus como los demás dioses podían ayudar a los mortales, darles regalos y protegerlos; pero respetando las decisiones de las tres Morias.

SIGNIFICADO DEL MITO.

Inicie explicando sobre lo que es el destino y como se cambia en forma profunda, creo. He preferido hacerlo más simple y, espero, más claro. Algún día quizá lo exlique en forma más profunda, no hoy.

LAS TRES MOIRAS.

El destino, de acuerdo al mito griego, se establecía en el momento en que la persona venía a la vida. Ellas decidían su estatus social de riqueza o pobreza. Ellas además determinaban cuanto años viviría y otras cosas que le pasarían en la vida, el destino.

El per de ellas era tal que los mismos dioses estaban sometidas a ellas, hasta cierto punto. Es obvio, que en el caso de los dioses el destino no era tan rígido, pues ellos poseían más libertad.

EL PODER DE ZEUS.

Así pues, de acuerdo al mito, ya estaba establecido lo que uno debía hacer en la vida. Empero, Zeus estaba por encima de ellas, las respetaba; pero él podía cambiar el destino de los hombres y ciertamente lo hizo. Precisamente su afán de ayudar a la humanidad hizo que nacieran aquellos héroes hijos de él (Heracles, Perseo, Teseo, etc.) que vinieron a cumplir una misión para ayudar a la humanidad.

¿PODEMOS CAMBIAR NUESTRO DESTINO?

Es claro que se puede, no significa que sea fácil, pero se puede.Los grandes héroes, mencionados renglones arriba, lo hicieron. Cada uno de ellos decidió hacer algo al respecto:

Teseo decidió enfrentarse al minotauro de Creta para liberar a su pueblo de aquel tormento. Lea EL MITO DE TESEO.

Aquiles pudo huir de la guerra de Troya, pero un día decidió que prefiría morir como un héroe y no morir como un cobarde. Lea EL MITO DE AQUILES.

Heracles después de darse cuenta que ha matado a sus hijos, producto de un hechizo, quiere matarse, pero decide expiar su culpa sometiéndose voluntariamente a los 12 trabajos que realizan. Lea EL MIOTO DE HERACLES.

¿CÓMO CAMBIAMOS NUESTRO DESTINO?

Eso, como ya dije, no es tan fácil, pero inicia cambiando la forma de pensar, dejando la forma de vivir que tenemos, tomando la decisión de cambiar. El destino cambia cuando tú cambias. Si no cambias la vida simplemente te arrastrará.

Si quieres revelarte contra tu destino se inteligente y comienza cambiando tú mismo: cambia tu forma de pensar y tu actitud. Click To Tweet

Así como esos héroes griegos realizaron grandes hazañas para lograr la

CAMBIA TU DESTINO - MOIRAS MITO GRIEGO
Cambia tu destino.

fama y la gloria, así debes esforzarte por una vida mejor y cambiar tu destino. Comienza dejando a untado el mal habito de quejarte por lo que te pasa, eso no ayuda y no sirve. Inicia por ver como puedes cambiar las cosas, eso es lo que cuenta.

Es infantil esperar que “Dios” haga las cosas para ti. No creo que él sea complice de personas que no luchan por nada. Zeus, la inteligencia suprema, puede ayudarte, pero primero ayudarte a ti mismo.

Si quieres algo mejor para ti y los demás, primero ayudarte a ti mismo y luego vendrá el auxilio divino. Click To Tweet

Si gusta leer más mitos hágalo aquí: ÍNDICE DE MITOS.
Si prefiere leer poesía hágalo aquí: ÍNDICE DE POETAS.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!