LA REINA SEONDEOK Y YIGUI – MITO COREANO DE AMOR.

INTRODUCCIÓN.

Estudiemos el significado del mito de la reina Seondeok y Yigi (un mito coreano de amor). Primero hablemos sun poco de la reina. Se dice que era divinamente bella, inteligente, generosa y de buenas cualidades. Ella pertenecía a la dinastía Shilla (años 632 y 647). La gente buscaba verla, cuando ella salía a las calles de Seorabal, pues querían verla belleza de aquella reina. Ahora veamos el mito, ¿estás listo? Vamos…
_______

LA REINA SEONDEOK: YIGUI.

Reina Seondeok - mito coreano de amor

Un día un joven campesino llamado Yigui llego a la ciudad. Él nunca había visitado aquellos lugares. Estaba contento y maravillado de contemplar todo aquello. De repente vio una escolta real que llevaba una silla de oro. Eso definitivamente le llamo la atención y se acerco para ver mejor aquella escolta, aquella silla de oro y la procesión que le acompañaba.

Yigui vio a la adorable reina Seondeok y de inmediato quedo maravillado por la belleza de la reina. Sintió que una flecha le atravesó el corazón y quedo perdidamente enamorado de aquella criatura tan singular.

Aquel séquito se marcho, pero el joven se había enamorado irremediablemente. Ya ni quizo regresar a su tierra natal. Permaneció en la ciudad con la esperanza de volver a ver a aquella hermosura de mujer. Vagaba por aquí y por allá sin perder la esperanza de volver a verla. Había caído en una especie de locura.

LA REINA SEONDEOK: EL SEGUNDO ENCUENTRO.

La reina salió, a la ciudad, con su comitiva en un día hermoso y con un sol brillante. Yigui logró ver la escolta real ny corrió para ver a su reina, la que le había robado su corazón. Los guardias lo detuvieron y, es claro que no estaban dispuestos a permitirle ver a la soberana.

La reina quizo saber que pasaba, porque un escándalo. Se le informó que aquel joven se había vuelto loco de ver.su hermosura y que ahora la quería ver. Ella sintió compasión por el desafortunado joven y pensando que ella era la causa de la locura de Yogui decidió conocerlo y pidió que se lo trajeran para caminar junto a él.

Es de adivinar que el muchacho estaba terriblemente feliz, su corazón debió latir a mil por hora y habrá sentido un verdadero éxtasis al caminar junto a la reina. Él saltaba y no podía contener aquella emoción. Gritaba que su amor era más grande que el amor por sí mismo.

La reina y su séquito llegaron, junto con Yigui, a un templo budista. La reina entro en la cámara principal para hacer sus oraciones. El enamorado se quedo afuera esperándola. Él estaba muy cansado por el exceso de emociones y ase quedo dormido, pues la reina se trago mucho en salir.
Cuando la monarca salió vio al muchacho dormido. Se acerco a él y luna de compasión susurro en sus oídos “gracias por tu amor”. Le dejo una pulsera de oro y se marcho con su comitiva.

LA REINA SEONDEOK: LA TRANSFORMACIÓN DE YIGUI.

Por fin despertó el mancebo y descubrió que el templo estaba vacío, todos se habían ido. Sintió un gran pesar de no ver a la ladrona de su corazón, pero al ver la pulsera de dio cuenta de la generosidad de la reina. Esto hizo que su amor se desbordara. Tal amor convirtió su corazón en fuego y todo él se transformó en una terrible llama que comenzó a abrasar todo a su paso.

Aquello llego a los oídos de la emperatriz, ella escribió u conjuro y envió a que todos lo pronunciaran para defenderse de las llamas. Aquel conjuro recitaba esto: “Por amor, en fuego se convirtió el corazón de Yigui, en fuego se convirtió su cuerpo . Ni lo vean, ni lo traten, simplemente envíenlo al mar”. Cuando Yigui escucho aquella oración se alejo de la gente, pues supo que esa era la voluntad de su amada. Con el tiempo Yigui se convirtió en e dios del amor apasionado y se le rindió culto.

SIGNIFICADO DEL MITO DE LA REINA SEONDEOK Y YIGUI.

EL AMOR Y LA OBSESIÓN.

De este mito podemos aprender que:

Son parecidos, pero muy distintos. El amor está hecho de resina, es decir, cuando se pierde a un ser querido el mismo amor es resignado. La obsesión es perdida total de control emocional, es decir, la obsesión no es resignada.
El amor es bello y maravilloso, la obsesión es fea y horrible. El amor te hace sentir algo divino, la obsesión tortura. No son lo mismo.
Yigui no se enamoro de la reina, él se obsesiono y eso es dañino. La obsesión lo torturaba día a día, ese dolor le hacia creer que estaba enamorado, pero no hay tal amor cuando hay tanta falta de control.
Esa obsesión lo transformó en fuego, un fuego horrible que arde por dentro y destruye todo. Una persona obsesionada se olvida de su familia, de su propia vida y si no se cuida todo se viene abajo, todo lo destruye.
La reina lo aprecio e incluso sintió compasión por él. Ella comprendió lo que a él le pasaba, por eso cuando supo que se había convertido en una llama descontrolada, ella misma lo hizo transformarse en verdadero amor.
La reina sí tenía amor y es el amor la fuente de todo deleite y verdadera felicidad, por eso el amor lo transforma todo.

Si gusta leer más mitos hágalo aquí: ÍNDICE DE MITOS.
Si prefiere leer poesía hágalo aquí: ÍNDICE DE POETAS.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!