LA EPOPEYA DE GILGAMESH – MITO

¿QUIÉN ERA GILGAMESH?

El poema o epopeya de Gilgamesh (Gilgamés) es considerada la obra literaria más antigua del mundo. Allí la mitología sumeria nos cuenta las aventuras por las que pasa el rey Gilgamesh en su búsqueda por la inmortalidad, después de la muerte de su amigo y compañero Enkidu. Era un rey malo que luego se transformó.
___

Él era hijo de un sacerdote llamado Lillah y de la diosa Ninsun (Diosa de las vacas, además diosa principal de Lagash y Gudea). Gilgamesh (allá por el 2750 a. C.) fue el gobernante de Kulab y fue el quinto rey de Uruk (Warqa, Irak) y reinó por 126 años pensar que muchos en l actualidad se quieren retirar a los 50. Su hijo Ur-Nungal heredó el trono y lo tuvo durante 30 años.

Te podría interesar:
Mito griegos.
Mitos egipcios.
Mitos aztecas, mayas e incas.

Gilgamesh (el quinto rey de Uruk) es descrito como un monarca déspota al que no le importaban sus súbditos. Era arrogante, prepotente, excesivamente lujurioso y le gustaba seducir a las mujeres recién casadas justo antes de dormir con sus esposos.

Un día tuvo un sueño que le intrigo mucho. Vio que que aparecía un hombre tan fuerte como él al que apreciaría mucho y llegaría a admirar tanto que llegaría a amar como a un hermano.

El poema o epopeya de Gilgamesh - MITO SUMERIO
GILGAMESH

LA EPOPEYA DE GILGAMESH: ENKIDU.

Gilgamesh tenía oprimido a su pueblo. La gente desesperada implora la ayuda de los dioses. Aun (el dios del cielo, señor de las constelaciones y supremo jerarca de los dioses) manda a llamar a Ninhursag. Ella es la diosa de la fertilidad y la creación (esposa de Enki, el seńor de l atierra). Ninhursag significa “Seńora de las Colinas Sagradas”. Ella tenía varios nombres entre ellos Ki (tierra), Nintu (Seńora del Nacimiento), Aruru, etc.

Anu le encarga a Nintu una solución al problema. Ella creó a Enkidu quien era un hombre extremadamente fuerte. Él se convirtió en un hombre salvaje que comía hierbas y vivía con los animales lejos de la ciudad.

Enkidu, siendo un salvaje, había destrozado las casas de varias personas. Uno de ellos fue donde el rey a pedir que le enviara una prostituta para que le quitara a aquella bestia su furia. Gilgamesh así lo hizo, enviando Shamhat. Aquella mujer sedujo al hombre-animal y se acostó con él durante siete días seguidos.

Algo cambio en su naturaleza. Ya los animales no le seguían. Él se sentía diferente y no veía las croas como antes. Shamhat lo viste como a un hombre, le da de comer e incluso le da cerveza. Él estaba sorprendido porque nunca lo había ntratado como a un hombre. Ahora ella lo lleva a la ciudad de Uruk. La ramera le presenta al rey a Enkidu.

LA LUCHA ENTRE DOS SERES SOBRENATURALES.

Un día Gilgamesh quizo entrar a una estancia donde estaba una recién casada. Aquel hombre-bestia, que había cambiado o “civilizado”, le impidio el paso. El rey se enfurecio, le tocaron su orgullo de monarca.

Se enfrentan en combate, pero el uno no puede vencer al otro. Recordemos que ambos eran seres sobrenaturales. Enkidu termina reconociendo el poder del rey y terminó aceptándolo como su soberano. Así inicia una amistad fuerte entre ellos. Ambos con espíritu de guerreros se lanzan en búsqueda de aventuras y se enfrentan a animales feroces y bestias. El sueño de Gilgamesh se cumplió.

HUMBABA: EL GUARDIAN DEL BOSQUE DE LOS CEDROS.

Gilgamesh desea ir al bosque a traer madera de cedro. Sin embargo, los dioses habían colocado allí a un guardian muy poderoso llamado Humbaba. Era un hombre-bestia que poseía una fuerza descomunal y exhalaba fuego.

El monarca fue al templo a pedir la bendición de los sacerdotes. Estos se ajustan, pues ellos saben bien que cosa es Humbaba. Le advierten que debe llevar a Enkidu para que le ayude, el accede y además invoca la protección de Shamash, el dios sol (quien en el período arcadio formaba la “Triada de dioses” junto a Sin e Ishtar.

Cuando aquellos guerreros llegaron al bosque recibieron la ayuda de Shamash, quien creó un fuerte viento que derribo a Humbaba. Inmediatamente ambos se lanzaron contra la bestia y la sometieron. Gilgamesh le mató a pesar de que aquella cosa pidió piedad.

LA EPOPEYA DE GILGAMESH: LA DIOSA INANNA.

Esta diosa es la misma Astarot de los israelitas, la Ishtar de los babilonios y que más tarde se convierte en la Astarté. Ella se queda custodiando la ciudad mientras aquellos grandes amigos se van a aventurar.

Ella se ha enamorado del rey y un día por fin ella declara su amor. El gran héroe rehusa aquel amor. Aquella diosa llena de frustración e ira decide darle una lección. Suelta al Toro de las tempestades para destruir la ciudad, matar a Enkidu y al rey. Aquellos colosos vencen al Toro y lo matan. Los dioses se enfurecen y consideran aquello como una traición de Enkidu, así que le quitan la vida.

Ahora Gilgamesh ha perdido a su gran amigo y eso le parte el alma. Se pregunta la razón de morir y porque no podemos ser inmortales. Aquí es cuando él decide encontrar la inmortalidad.

LA EPOPEYA DE GILGAMESH: LA INMORTALIDAD.

El rey recuerda a Utnapishtim (Ziusudra en sumerio), su nombre significa: “el de los días remotos”. Este sabio y su esposa son, de acuerdo a la epopeya, sobrevivientes de un gran diluvio (relato anterior al diluvio bíblico y que es muy similar al mismo).

Los dioses salvaron a esa pareja y les dieron la inmortalidad. Por eso Gilgamesh vine a ellos a preguntar como él puede volverse inmortal. Sin emabrgo, aquel sabio le dice que sólo una vez fue dada l inmortalidad a un humano y que no lo volverán a hacer, así como no habra otro diluvio igual.

Podemos imaginar la tristeza que embargo el corazón del rey. Probablemente eso conmovió a la esposa del sabio quien ahora ruega que le diga donde encontrar la planta que rejuvenece, pero que no da la eternidad. Utnapishtim conmovido por su esposa le dice que esa planta se encuentra en el fondo del mar. Sin pensarlo más se va a buscarla y la encuentra.

En su viaje de regreso a Uruk toma un baño colocando la planta a un costado. Una serpiente llega y le roba la planta. Se dice que por esto las serpientes cambian de piel y rejuvenecen. Gilgamesh regresa a Uruk y en el poema final de la epopeya se describe su grandeza y gloria.

Gilgamesh no logro la inmortalidad, tuvo que aceptar que moriría como todos. De nada le servia su fuerza, su poder, ni su reino. Eso lo cambio y dejo de ser como era. El rey déspota se voltio más comprensivo.

SIGNIFICADO Y COMENTARIO DEL MITO.

GILGAMESH Y ENKIDU.

Gilgamesh era arrogante, iracundo, lujurioso y tirano. La gente no lo quería y pidió auxilio a los dioses. La misión de Enkidu era demostrarle a Gilgamesh que por muy fuerte y rey que fuera también podían haber otros como él.

El cariño por su nuevo amigo lo cambio. Se dio cuenta que aquél era poderoso como él. Lo respeto precisamente por eso.

NO TE JACTES DE LO QUE PUEDES HACER. NO TE JACTES DE LO QUE SABES. SIEMPRE HAY ALGUIEN IGUAL O MEJOR. SE HUMILDE Y TRATA A TODOS CON RESPETO. Click To Tweet
SE HUMILDE Y RESPETA.
FRASES POSITIVAS Y DE REFLEXIÓN.
MITO DE GILGAMESH
SE HUMILDE Y RESPETA.

En la vida nos encontramos , a veces, con personas que vienen a darnos una lección. El necio no aprende, el inteligente acepta la lección aunque le duela. Se puede, si uno quiere y se lo propone, transformar al enemigo en amigo. En realidad, podemos aprender de todas las personas. De uno las cosas buenas que tienen, de otros a no ser como ellos porque no son buenos ejemplos.

LA INMORTALIDAD.

Las diferentes culturas nos hablan de este tema. Suelen hablar de seres sobrenaturales e incluso de inmortales. Hay personas que de verdad han intentado encontrar la fuente de la juventud e incluso el elixir de la eternidad. Los mitos advierten que tales cosas son exclusivos para los dioses.

Gilgamesh no logro aquello y tuvo que aceptar su destino mortal. Sin embargo hay versiones. Que dicen que llego a vivir 2,000 años. De todos modos murió. Aceptar y enfrentarse a la realidad lo transformo.

Hemos de morir, pues somos mortales. Todo lo que tienes lo perderás. Sí puedes adquirir lo que quieras, pero recuerda que lo perderás. En este mundo todo se queda y así como viniste te irás: SOLO.

¡Hombres mortales necios! ¿Para qué la inmortalidad? ¿para hacer guerras eternas? ¿para vivir luchando y quejándose para siempre? ¡NO! No, la vida no es para eso, es precisamente para que nos demos cuneta que así como somos no seremos felices ni viviendo para siempre.

Es mejor, es más inteligente aprender como Gilgamesh. Somos simples mortales y cada día debemos aprovecharlo para ser mejores, para aprender a respetar, a perdonar, etc.

gusta leer más mitos hágalo aquí: ÍNDICE DE MITOS.
Si prefiere leer poesía hágalo aquí: ÍNDICE DE POETAS.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!