JUAN BAUTISTA AGUIRRE POEMAS – ECUADOR

NOTABLE ESCRITOR Y POETA DE LA AMERICA COLONIAL.

Los poemas de Juan Bautista Aguirre y Carbo son bellos. Él es uno de los precursores de la poesía no sólo ecuatoriana, si no además hispanoamericana. Nació en Daule (Actualmente Ecuador) el 11 de abril de 1725. Partió en Tívoli (hoy Italia) el 15 de Junio de 1786.

Si gusta saber más sobre él hágalo aquí: JUAN B. AGUIRRE

POEMAS DE JUAN BAUTISTA AGUIRRE.

A UNA DAMA IMAGINARIA.

Qué linda cara que tienes,

válgate Dios por muchacha,

que si te miro, me rindes

y si me miras, me matas.

 

Esos tus hermosos ojos

son en ti, divina ingrata,

arpones cuando los flechas,

puñales cuando los clavas.

 

Esa tu boca traviesa

brinda, entre coral y nácar,

un veneno que da vida

y una dulzura que mata.

 

En ella las gracias viven:

novedad privilegiada

,
que haya en tu boca hermosura

sin que haya en ella desgracia.

 

Primores y agrados hay

en tu talle y en tu cara;

todo tu cuerpo es aliento,

y todo tu aliento es alma.

 

El licencioso cabello

airosamente declara

que hay en lo negro hermosura,

y en lo desairado hay gala.

 

Arco de amor son tus cejas,

de cuyas flechas tiranas,

ni quien se defiende es cuerdo,

ni dichoso quien se escapa.

 

¡Qué desdeñosa te burlas!

y ¡qué traidora te ufanas,

a tantas fatigas firme

y a tantas finezas falsa!

 

¡Qué mal imitas al cielo

pródigo contigo en gracias,

pues no sabes hacer una

cuando sabes tener tantas!

 

A UNOS OJOS HERMOSOS

Ojos cuyas niñas bellas
esmaltan mil arreboles,
muchos sois para ser soles,
pocos para ser estrellas.
No sois sol, aunque abrasáis
al que por veras se encumbra,
que el sol todo el mundo alumbra
y vosotros le cegáis
No estrellas, aunque serena
luz mostráis en tanta copia,
que en vosotros hay luz propia
y en las estrellas, ajena.
No sois lunas a mi ver,
que belleza tan sin par
ni es posible en sí menguar,
ni de otras luces crecer.
No sois ricos donde estáis,
ni pobres donde yo os canto;
pobres no, pues podéis tanto,
ricos no, pues que robáis.

A UNA TORTOLA QUE LLORABA LA AUSENCIA DE SU MADRE.

¿Por qué, tórtola, en cítara doliente

haces que el aire gima con tu canto?

Si alivios buscas en ajeno llanto,

mi dolor te lo ofrece; aquí detente.

 

Al verte sola, de tu amante ausente,

publicas triste en ayes tu quebranto;

yo también ¡ay dolor! suspiro tanto

por no poder gozar mi bien presente.

 

Pero cese ya, oh tórtola, el gemido,

que aunque es inmenso tu infeliz desvelo,

sin duda mi tormento ha sido:

pues tú perdiste un terrenal consuelo

en tu consorte, pero yo he perdido

en mi adorado bien la luz del cielo.

A UNA ROSA (SONETO 1)

En catre de esmeraldas nace altiva

la bella rosa, vanidad de Flora,

y cuanto en perlas le bebió a la aurora

cobra en rubís del sol la luz activa.

 

De nacarado incendio es llama viva

,
que al prado ilustra en fe de que la adora;

la luz la enciende, el sol sus hojas dora

con bello nácar de que al fin la priva.

 

Rosas, escarmentad: no presurosas

anheléis a este ardor; que si autoriza,

aniquila también el sol ¡oh rosas!

 

Naced y lucid lentas; no en la prisa

os consumáis, floridas mariposas,

que es anhelar arder, buscar ceniza.

 

A UNA ROSA (SONETO 2)

De púrpura vestida ha madrugado

con presunción de sol la rosa bella,

siendo sólo una luz, purpúrea huella

del matutino pie de astro nevado.

 

Más y más se enrojece con cuidado

de brillar más que la encendió su estrella;

y esto la eclipsa, sin ser ya centella

la que golfo de luz inundó al prado.

 

¿No te bastaba, oh rosa, tu hermosura?

Pague eclipsada, pues, tu gentileza

el mendigarle al sol la llama pura;

 

y escarmiente la humana en tu belleza,

que si el nativo resplandor se apura,

la que luz deslumbró para en pavesa.

 

Si gusta leer más poesías hágalo aquí: ĪNDICE DE POETAS.
Si prefiere mitos hágalo aquí: ÍNDICE DE MITOS.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!