EL MITO DE YUE LAO: EL AMOR DESTINADO

INTRODUCCIÓN.

Según el significado del mito de Yue Lao cada persona nace ya predestinada a casarse con alguien. En otras palabras, no importa lo que hagas al final te casarás con aquella persona que nació para ser tu cónyuge. ¿Te parece interesante? Veamos el mito…
_______

EL MITO DE YUE LAO: LOS LISTONES ROJOS.

Wei Gu era un joven de familia rica. En cierta ocasión él pasaba por la ciudad de Songcheng y notó a un anciano que leía un Libor a la luz de la luna. Esto le llamo la atención y fue a ver a ese anciano, quien era Yue Lao.

El muchacho tomó el libro y se dio cuenta que no lo podía leer, así que pregunto de que se trataba. El viejito amablemente le contestó que era una lista de personas donde estaba escrito quien se casaba con quien. Agregó Yue Lao que en su paquete tenía listones o cintas de color rojo, las cuales unían a las personas de tal manera que pasara lo que pasara terminarían casándose.

Talvez te interesaría leer:
MITOS DE AMOR.
MITOS DE ASIA.
MITOS AZTECAS, MAYAS E INCAS.

Escéptico le pregunto al anciano que con quien se casaría él. En ese momento una mujer que vendía verduras pasaba por el lugar, iba cargando a una pequeña niña de tres años. Yue Lao le señaló a la chiquilla diciendo que ahora sólo tenía tres años, pero que se casaría con él cuando ella cumpliera los dieciséis.

DIOS DEL AMOR- MITO CHINO DE AMOR - YUE LAO

Eso fue una ofensa para Wei Gu, pues no le cabía en la cabeza como se casaría él siendo de una familia noble con la hija de una verdulera. Así que envió a sus sirvientes a que matarán la pequeña. Aquellos no quisieron matarla, pero de un golpe en la cabeza la dejaron inconsciente.

EL MITO DE YUE LAO: LA ESPOSA DE WEI GU.

El tiempo transcurrido y el gobernador de Xiangzhou le ofreció su hija en matrimonio a Wei Gu. Claro él acepto encantado, pues el padre de la chica era el gobernador. Se casaron y vivían felices.

Un día Wei Gu le preguntó a su esposa que si la marca que tenía en la cabeza era de nacimiento. Ella le dijo que no,  queno había nacido con ella. Eso le sorprendió a su esposo y este le pregunto que como era que tenía esa marca. Ella contestó que su madre le dijo que cuando tenía tres años unos hombres le habían golpeado la cabeza y quedo inconsciente, ellos provocaron la marca.

Se lleno de sorpresa Wei Gu, pero no podía creer que aquella mujer era la niña “predestinada” para él, pues estaba convencido de que ella había sido asesinada. Intrigado por esto investigo el origen de su esposa. Llego a darse cuenta que los padres de su mujer habían muerto y que el gobernador la había adoptado.

Al saber aquello se quedó mudo, pues se había casado con la niña que Yue Lao le había dicho. Lo que Wei Gu no sabia es que Yue Lao era el dios del amor.

SIGNIFICADO DEL MITO.

En las diferentes tradiciones y mitos vemos una constante: El destino. En los tiempos modernos creemos o nos hacen creer que podemos crear nuestro destino. Sin embargo, en la antigüedad se pensaba que había un destino predeterminado.

El destino es aquello hacia donde te mueves en forma inconsciente. La psicología moderna nos dice que somos 95% inconscientes y, algunos psicólogos, ponen en duda que haya consciencia. La inconsciencia nos hace autómatas, presas fáciles del destino, pues el destino es mecánico. Para romper lo mecánico se necesita inteligencia.

La persona verdaderamente inteligente puede romper el destino, el resto es esclavo de él. Click To Tweet

Si fuéramos más inteligentes podríamos cambiar el destino.. El primer paso para cambiar el destino es cambiar como pensamos, sentimos y actuamos. Eso requiere de un esfuerzo que la mayoría no está dispuesto a realizar.

La inconsciencia humana llega a tal punto que muchos que se cansan “enamorados” se casaron “engañados”, pues en realidad no estaban enamorados. Son muchos los que fracasan en el matrimonio, y lo divorcios lo testifican, o fracasan en sostener una relación, al punto que cada vez la gente quiere casarse menos.

¿Dónde está el problema? El problema es que siguiendo lo que nos gusta, y sin reflexionar, nos atrapa el destino y nos casamos por destino, no por amor. Con suerte (sólo es una forma de decir) nos casamos con una buena persona. ¿Por qué dejar que nos atrape el destino?¿porqué mejor no estudiamos ese fenómeno y aprendemos como cambiarlo? Veamos…

Buscamos siempre lo que nos gusta. Olvidamos el dicho: “por al boca muere el pez”. Siguiendo lo que buscamos cristalizamos el destino, pues nos dejamos llevar por impulsos.

Algunas veces nos han dado consejos, nosotros no hemos hecho caso y luego nos damos cuenta del error. ¿Qué impidió que entendiéramos antes de cometer el error? Una fuerza que ciega, eso es el destino.

Claro, el destino puede ser modificado, pero no se modifica automáticamente. Se requiere de un esfuerzo interior para cambiar el rumbo, la dirección, por donde nos lleva el tren de la vida.

Si queremos cambiar nuestra vida, si queremos modificar nuestro destino, debemos comprender que sin un cambio eso no se puede hacer. El destino no se cambia a la fuerza. Eso quizo Wei Gu hacer al mandar a matar a la muchachita; pero eso no funciona así. La fórmula es:

Cambia tu mente (tu forma de ver las cosas) y tu destino cambiará, pues verás claramente por donde ir. Click To Tweet

Mente y destino - mito de amor chino - YUE LAO

Si gusta leer más mitos hágalo aquí: ÍNDICE DE MITOS.
Si prefiere leer poesía hágalo aquí: ÍNDICE DE POETAS.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!